Actualidad

Actualidad

Compartir en
15/04/19

Comprar una vivienda del banco: consejos

Si en estos momentos estás pensando en adquirir una vivienda, seguramente se te haya pasado por la cabeza la idea comprar un piso o casa propiedad de banco. Comprar una vivienda de segunda mano es una práctica cada vez más extendida. Los portales inmobiliarios están llenos de anuncios de casas, y muchos de ellos pertenecen a entidades financieras tras un proceso de embargo.

No son pocos los que piensan que, mediante este tipo de operaciones, comprar una casa cuando el propietario es un banco, va a resultar más económico o va a tener más facilidades. ¿Y realmente es así? Si te has planteado si merece la pena comprar una vivienda a un banco o las ventajas de hacerlo, y aún no te has aclarado, quédate a leer este nuevo artículo de Grupo Cariño en el que te vamos a destacar en qué te debes fijar para conseguir una vivienda de una entidad financiera sin caer en errores que te pueden perseguir de por vida.

Pero antes, un poco de contexto en este tema. Las viviendas de los bancos están gestionadas por las grandes comercializadoras en España. Estas, a su vez, utilizan a comercializadoras más pequeñas, que en ocasiones recurren al último eslabón de la cadena: las inmobiliarias.  También puede darse el caso de que un banco venda con contratos de adhesión toda una promoción de viviendas a otros tantos compradores.

COMPRAR UNA VIVIENDA AL BANCO: FACTORES QUE TENER EN CUENTA

Algunas de las precauciones a la hora de comprar una vivienda cuando el propietario es un banco son las típicas que tampoco hay que olvidar en otros procesos de compra.

La inmobiliaria deberá entregar una nota simple actual (un documento expedido por el Registro de la Propiedad que informa sobre quién es la persona propietaria del inmueble), una copia del catastro, el estado de la comunidad de propietarios, así como la cuota, si hay o no derramas, el certificado energético, la cédula de habitabilidad si procede y la información sobre si se ha pasado o no la Inspección Técnica de Edificios.

Tampoco hay que olvidar la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE), la cual prevé unas garantías, cuyos plazos empiezan a contar desde el certificado de fin de obra de la vivienda y no de la firma de compraventa. La LOE cubre 10 años para fallos estructurales, tres, para defectos de habitabilidad, y uno, para desperfectos en el acabado.

Revisa que la vivienda no tenga ninguna carga asociada de los anteriores inquilinos. También es importante revisar todas las cláusulas del contrato de compraventa y entender al milímetro cada línea del documento.

La entidad financiera puede ofrecerte diversas facilidades para ajustar la hipoteca a tus posibilidades económicas. Debido al stock de viviendas de los bancos suelen darse oportunidades para negociar y ajustar un poco más el precio final que vas a pagar por tu futura casa.

Aunque esto es una regla básica a la hora de comprar cualquier casa, sea del banco o no, antes de firmar un contrato debemos comprobar físicamente cómo es y se corresponde a las imágenes que hemos visto previamente.

Comprar una vivienda cuyo propietario es un banco no significa siempre pagar menos. Sin embargo, los bancos hoy en día poseen una oferta de viviendas variada y cuentan con pisos de muy buen nivel. Buscando con paciencia y teniendo en cuenta todos estos consejos, puedes encontrar grandes oportunidades.

El siguiente reto será elegir una empresa de mudanzas que te ayude a trasladar todas tus pertenencias a tu nuevo hogar.  Recuerda que Grupo Cariño cuenta con un servicio de mudanzas con la garantía que ofrecen más de 60 años de experiencia.