Compartir en
03/07/19

Trucos y precauciones para evitar que la arena dañe tu coche

Después de un día fabuloso en la playa, llega el momento más perezoso: recoger todo y montarse en el coche. Y, para colmo, si nos descuidamos, volvemos a casa con una pasajera más: la arena, una enemiga para tu vehículo. Pero tenemos los trucos y precauciones que necesitas para evitar que la arena dañe tu coche.

Hay playas que ni con duchas o sacudiéndote con la toalla consigues desprenderte de ella y, por muy gruesa que sea la arena, siempre algo queda. En las sillas, en el palo de la sombrilla, en el culo de la nevera, en las palas o en balón de voleibol y, por supuesto, en nuestros pies y pantorillas. Y, claro, si no tomamos precauciones, ni nos molestamos en limpiar el coche con frecuencia en verano, uno empieza a pensar si ha bajado a Salobreña o al Sáhara.

Y el problema no es solo que tu vehículo luzca sucio. En verano, el sol, la arena, los mosquitos y el salitre son los enemigos de tu coche. El año pasado ya te contamos en este artículo cómo proteger tu coche de estas amenazas. Ahora volvemos a la carga en el blog de Grupo Cariño y nos centramos en la arena y en las precauciones que hay que tomar para evitar que dañe tu coche.

El ‘antes’ es muy importante: cómo proteger tu vehículo de la arena

Protege el maletero. Sin duda, el maletero es la parte del vehículo que más sufre las consecuencias del verano ya que es donde viajan todos nuestros bártulos. Por eso, antes de iniciar tus vacaciones o una escapada a la playa, vacíalo dejando solo lo esencial, y coloca un protector especial para el maletero.

Hay modelos universales antideslizantes e impermeables que se adaptan a cualquier tamaño. Son muy cómodas de poner y retirar. Así evitarás que la arena se quede incrustada en la moqueta del coche.

Usa alfombrillas de repuesto.

Otro consejo para proteger tu coche de la arena de la playa pasa por comprar unas alfombrillas de repuesto para todos los ocupantes y usarlas solo en verano. Fácil y barato. Cuando termine la temporada playera, solo tendrás que limpiar el coche y volver a poner las primarias.

 Fundas de neopreno

¿A que da rabia ver el cerco del salitre en nuestros asientos del coche? No son pocas las veces que nos montamos en el coche con el bañador aún mojado y, claro, la sal y el agua manchan la tapicería. Lo ideal es que siempre lleves una muda seca para cambiarte antes de subirte al vehículo, pero no está de más que protejas los asientos con fundas de neopreno.

Polvos de talco

Compra un bote polvos de talco y guárdalo en el coche. Sí, aunque suena raro, este producto es un buen remedio casero para deshacerse de los molestos granos de arena, sobre todo cuando está húmeda. El polvo de talco absorbe la humedad y quedará arena seca, más fácil de quitar.

Aparcamiento en la playa

Sí, a todos nos gusta aparcar el coche lo más cerca posible de la playa, casi en la orilla si fuese posible por tema de comodidad. En verano, si eres un afortunado/a y encuentras plaza a escasos metros de la playa, sí, aprovecha es trébol de cuatro hojas que se te acaba de aparecer en el camino, pero aparca de espalda al mar al menos. Estacionar cerca del mar implica que queda más expuesto a la brisa marina que, en mayor o menos medida, trae algo de arena consigo.

 

El ‘después’ también importa: cómo limpiar la arena del coche

Si has llegado tarde a leer este artículo sobre consejos para proteger tu coche de la arena, tranquil@, que todo en esta vida tiene solución. Vamos a contarte ahora algunos trucos para limpiar el coche después de unas vacaciones en la playa.

En Grupo Cariño siempre aconsejamos lo mismo a nuestros clientes: “no lo dejes mucho, que la arena, a medida que pasa el tiempo, se incrusta en la carrocería y luego pasa lo que pasa, que ocasiona daños…”

Así que, cuando termines tu temporada playera, lleva a cabo estos pasos:

Aire a presión. El primer paso para limpiar de forma correcta tu coche es que elimines la arena con aire. Usa el compresor de una gasolinera, por ejemplo. Aplica el aire por el exterior vehículo. Haz hincapié en las zonas de pliegues.

Agua a presión. Toda vez que hemos retirado la mayoría de la arena, toca usar agua a presión para quitar el resto más incrustado. ¡IMPORTANTE: NO FROTAR! Si lo hacemos, nos exponemos a rayar la pintura del coche. Si está realmente sucio, usa una muy blanda, y siempre después de haber limpiado concienzudamente con el agua. Seguramente tengas que incidir en la parte de los bajos del coche, que sufren bastante en verano.

Aspira el interior. Si tu coche se ha llenado de arena, no queda más remedio que coger una aspiradora con buena absorción y armarte de paciencia durante un rato repasando cada rincón del habitáculo. Sí, lo sabemos, da una pereza increíble y más justo cuando tus vacaciones han acabado y la cara de amargura te llega hasta el suelo. Pero ya que te pones, no dejes un grano de arena vivo en tu coche. ¡Tú puedes!

Si lo de limpiar el coche tú mismo no está entre tus planes, siempre puedes acudir a un servicio profesional como el de Grupo Cariño. En nuestro taller de chapa y pintura contamos con servicio de limpieza integral del coche que, en momentos así, merece la pena 100%.

Esperamos que estos consejos para evitar que la arena dañe tu coche sean útiles. Aprovechamos la ocasión para desearte un feliz verano. 😉

Abrir chat