Compartir en
15/04/14

Protege los objetos frágiles en una mudanza

En cualquier mudanza siempre es importante poner especial cuidado en embalar correctamente los objetos más susceptibles de sufrir algún desperfecto. Para ello, lo primero es hacer una clasificación con los distintos tipos de objetos y agruparlos en función de su tipología. Por ejemplo, no juntar en el mismo embalaje objetos de cristal o vidrio con objetos más pesados y consistentes. Es importante hacer esta distinción y proteger a aquellos objetos que por sus características sean más frágiles.

Una vez realizado la distribución de los objetos más sensibles en los embalajes es importante informar de los mismos a la empresa de mudanza. El personal de ésta sabrá como proteger tus pertenencias más sensibles por medio de los envoltorios necesarios y por medio de los procedimientos que se suelen realizar en casos de objetos de este tipo.

Cualquier protección es poca, por lo que si puedes utiliza cajas de cartón acolchadas en el interior o utiliza espuma, corcho o bolsas con burbujas de aire. Este tipo de elementos actúan como un eficaz protector ante cualquier golpe.

También es importante procurar no aglutinar una buena cantidad de objetos sensibles en una misma caja, de esta forma se evitan posibles golpes entre ellos y se reduce el riesgo de sufrir desperfectos mayores. Es mejor utilizar varias cajas pequeñas con objetos sensibles que hacer uso de una única caja, ya que con ello se consigue dividir el riesgo.

Como hemos dicho la protección en el interior del embalaje es importante, pero esto ha de ir acompañado además por una indicación en el exterior del mismo. Con ello se consigue alertar a los responsables de la mudanza, o cualquier otra persona, de que el contenido de la caja es más sensible a sufrir algún tipo de daño o desperfecto.

Abrir chat