hoy te aconsejamos cómo ayudar en los problemas que generan las mudanzas en los niños.
Compartir en
19/02/18

Problemas que generan las mudanzas en los niños

La mudanza es un proceso que resulta en la mayoría de los casos, un episodio cargado de estrés para los adultos, pero no debemos olvidar a los más pequeños de la casa. Hay algunos problemas que generan las mudanzas en los niños.

En algunos niños, ese el asunto de un traslado puede ser incluso más estresante, por ello hoy te aconsejamos cómo ayudar en los problemas que generan las mudanzas en los niños.

Por lo general, los adultos tiene claro los motivos y los primeros pasos que se darán en el nuevo destino, pero en niño se podría generar un sentimiento de desconcierto e incertidumbre. Probablemente, las razones que motivan el traslado contemplan una mejoría en la vida de tus hijos, pero existen infinidad de casos en que esta decisión, genera ciertos problemas que es mejor atacar antes de iniciar el proceso de mudanza.

Cómo organizar y guardar la ropa y calzado en una mudanza

Problemas que generan las mudanzas en los niños

Expertos en psicología infantil aseguran que los niños acostumbran a centrar en aquello que pierde, bien sea amigos, colegios, profesores, su habitación y no suelen contemplar los beneficios o las mejorías que obtendrán con el cambio de residencia.

Otro aspecto a considerar es que los niños pudiesen sentirse excluidos, por lo que se recomienda implicarlos de algún modo en la mudanza. Haz preguntas, escucha su opinión y ayúdalo a entender los beneficios que obtendrá. No debemos olvidar que es normal que aunque aparenten normalidad, la preocupación podrías estar por dentro. Una simple preocupación sobre futuros nuevos amigos o sobre el nuevo dormitorio, podría convertirse en algo mayor si no la atendemos y la dejamos pasar.

Cómo hacer una mudanza con hijos

Habla con tu hijo, además de ofrecerle una ayuda y evitar cualquier miedo que pueda sentir, también resultará beneficioso para ti, ya que son momentos de desconexión del estrés que causa la mudanza. Del mismo modo, si reconoces el estrés que te está generando el traslado, se consciente de lo que pudiesen estar viviendo los niños. Eres el referente para ellos, así que trata de centrarte en todo lo positivo que ellos lo percibirán.

Implica a tu hijo, esto conseguirá que no se sienta apartado, se sentirá parte del proceso, asigna cualquier tarea fácil que pueda desarrollar. Esto le ayudará. Una opción es permitirle que personalicen una caja en la que guarden algunas de sus cosas. Sabemos que las mudanzas llevan mucho tiempo, pero probablemente tu hijo agradecerá que te tomes unos minutos para enseñarle a cómo embalar una caja con algunos de sus artículos.

En el nuevo destino podrías mantener la misma ropa de cama o quizás otros detalles, que de alguna manera le suavicen el proceso de adaptación al nuevo hogar. Por otro lado, es aconsejable que se familiarice con la nueva casa, por ello podrías incluirlo en algunas tareas a realizar en la nueva casa para que, de este modo, se vayan acostumbrando a la novedad mientras están distraídos.

Abrir chat