Compartir en
06/05/15

Precauciones a la hora de conducir en verano

Precauciones a la hora de conducir en verano

La conducción en verano, como con otras inclemencias del tiempo, puede ser bastante molesta, más si tienes una avería y has de esperar a la grúa para que llegue a por ti.

Por eso, tomar una serie de precauciones antes de ponerte al volante del coche, puede venirte bien.

Precauciones para conducir en verano

En verano, el calor puede ser un enemigo importante en el coche. Ahora mismo casi todos los coches disponen de aire acondicionado lo que permite que, en el interior, estés fresco, pero eso no quiere decir que el coche no pueda sufrir y que, en algunos casos, se caliente demasiado echando humo por el capó y obligándote a parar y salir a ver qué ha pasado.

  • Antes de salir de viaje, lo mejor que puedes hacer es poner a punto tu coche y comprobar que todo funciona de manera adecuada y que las piezas que más se desgastan no están para cambiarse. Te aconsejamos que lleves algunas botellas de agua por si el coche las necesita (no te ocupará espacio y puede ayudarte a bajar la temperatura del mismo).

  • Procura viajar en las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde. Es cuando el sol no calentará tanto y el viaje lo harás mucho más tranquilo.

  • Ten a mano siempre los papeles del coche y el número de una grúa para que, en caso de que ocurra algo, puedas echar mano y no te veas sin saber qué hacer.

  • Lleva cargado el móvil siempre para evitar quedarte incomunicado.

  • Hidrátate al conducir. Aunque pienses que no, en verano se pierde más agua y es bueno beber de vez en cuando, aunque no tengas ganas.

  • Haz descansos cada dos horas, o cada hora si llevas niños, para que no te fatigues y al mismo tiempo puedas relajarte. Hacer de un tirón el viaje, si es muy lejos, puede ser una temeridad ya que, con el paso del tiempo, y el calor, se deja de percibir del mismo modo las señales y avisos.

Abrir chat