Compartir en
23/09/15

¿Necesito una grúa? Cuándo y cómo llamar a una grúa

Conducir en la carretera implica enfrentarte a diferentes situaciones en las que, en ocasiones, se te impide seguir conduciendo. ¿Te ha ocurrido alguna vez que tu coche se ha calentado, has pinchado una rueda o se ha parado el vehículo sin razón aparente? ¿Qué se hace en esos casos?

Ante problemas, una grúa

Como hemos dicho, es posible que te tengas que enfrentar a la situación de quedarte parado en carretera por un motivo que es fácil de solucionar o no. Las averías normales que suelen producirse son:

  • Pinchazo. En general todos los vehículos llevan algún producto para echar sobre la rueda y circular hasta la gasolinera o taller más cercano para cambiar esa rueda pinchada. Otros tienen conocimientos para cambiar la rueda allí mismo.

  • Avería. Esto hace que el coche no responda y lo mejor es dejar el coche en el margen de la vía y solicitar asistencia además de una grúa.

  • Fallo de batería. Una batería tiene una vida útil y, acabada ésta, deja de funcionar haciendo que el coche no arranque (o se detenga). Repararla implica tener que llevar el vehículo al taller y, para ello, necesitarás una grúa.

  • Falta de combustible. Salvo que haya una gasolinera cerca, también en este caso tendrás que llamar a una grúa.

Estos son los problemas habituales que se pueden producir en una carretera y la respuesta que ha de tomarse. Llamar a una grúa no es difícil pero debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Elige una empresa de la zona. Eso te ayudará a que conozcan todas las carreteras y puedan dar contigo mucho más fácilmente. Un ejemplo lo tienes con las grúas de Grupo Cariño.

  • Dales información para que te localicen. Has de decirles por la carretera que ibas y si hay algo que les pueda indicar en el kilómetro que estás. Esto, a veces, es tan sencillo como utilizar el GPS del móvil y mandar la indicación o decirles si ves algo representativo: un hotel, un restaurante, gasolinera, salida, etc.).

Abrir chat