Compartir en
24/10/16

Necesitar una grúa cuando la lluvia más aprieta

Existen ciertas épocas del año en las que necesitar una grúa resulta más común que en otras, pero además, resulta más farragoso necesitar una grúa con determinadas condiciones meteorológicas, como la lluvia o el frío, puesto que sufrir un imprevisto con nuestro coche en la carretera en otoño puede ser como jugar la lotería: nos puede tocar un día de lluvia o un día soleado.

Lo cierto es que quedarnos parados en pleno trayecto cuando la lluvia más aprieta puede ser una situación en la que muchos de nosotros no sepamos reaccionar de la mejor manera, ya que los nervios y el agobio pueden surgir con mayor facilidad. Sin embargo, el poder contar con un servicio de asistencia en carretera de grúas puede hacer que esta situación no se trate de un problema, sino más bien de un simple imprevisto pasajero.

Imprevistos en la carretera

En el caso de la asistencia en carretera de Grupo Cariño nos preocupamos por conocer el estado de todos los ocupantes del coche y de determinar cuáles son las pautas más oportunas a seguir por el conductor y sus acompañantes, intentando transmitir calma y tranquilidad puesto que nuestros profesionales de la asistencia en carretera se dirigirán con la mayor celeridad al punto en el que el vehículo haya sufrido el imprevisto.

 Sufrir un imprevisto en carretera cuando la lluvia aprieta no ha de ser motivo ni de agobio, ni de pánico. Siempre hemos de tener claro que lo principal es extremar la seguridad, para nosotros como para el resto de conductores. Por lo que hemos de hacer la parada en un lugar visible y ponernos nuestro chaleco reflectante desde el primer momento. Además si observamos que la lluvia es cada vez más fuerte y la parada la hemos hecho en sitio proclive a la formación de un caudal considerable de agua, lo más oportuno es ponernos en contacto no solo con nuestro servicio de asistencia en carretera, sino también con las autoridades competentes y plantearles nuestra situación.

Abrir chat