Mudanzas con animales y plantas
Compartir en
22/01/20

Mudanzas con animales y plantas: cómo tratarlos

Llega el día de tu mudanza. Lo tienes todo preparado y bien empaquetado. Empieza a llegar la ayuda para cargar los bultos y, de repente, alguien repara en la mascota. Con tanto jaleo, ni te habías acordado de que tienes que llevártela. No habías reparado en las mudanzas con animales plantas: cómo tratarlos

Te sientes terriblemente mal por no haber tenido en cuenta a tu “bichito” de compañía. Pero, ¿a quién no se lo ha olvidado alguna vez algo importante? ¡Hay hasta quien se ha olvidado de los niños! Y es que hay una serie de cosas que solemos tener en casa y que muchas veces pasamos por algo, especialmente, no pensamos en su posible traslado.

No hay nada perdido, aún estás a tiempo. Solo debes tener en cuenta una serie de aspectos fundamentales para transportarlos con seguridad y con las mejores condiciones posibles. Al fin y al cabo, tanto animales como plantas, son seres vivos y necesitan un cuidado.

No obstante, por si no habías reparado en las mudanzas con animales y plantas y para que no haya lugar a despistes, aquí puedes encontrar una enumeración de algunas de las cosas que pueden verse envueltas en una mudanza, cuyo transporte puede ser más dificultoso de lo que habías considerado.

Mudanzas de objetos poco comunes

-Mascotas: no los tradicionales perros y gatos, que son casi uno más de la familia, sino otros animales menos comunes. En esta lista se puede ver de todo, desde ratones, hámster, cobayas o erizos, hasta serpientes, tarántulas o escorpiones…

-Instrumentos de trabajo realmente frágiles

-Mercancías peligrosas

-Armas o materiales explosivos

-Medicamentos que necesitan frío

-Alcohol y tabaco

-Obras de arte

Mudanzas con animales y plantas: cómo tratarlos

Mascotas y plantas: animales comunes, insectos, reptiles, peces…

Este campo es realmente amplio, ya que hoy día cualquier animalito o insecto es susceptible de convertirse en una mascota. Hasta el punto que muchos de ellos pueden acabar en una urna o una pecera y pueden pasarse por alto. Mucho ojo con esto, no vayas a olvidarte de ellos y recuerda llevarlos en algún contenedor con la temperatura y condiciones adecuadas.

Una vez considerado el transporte de tu mascota, sea la que sea, hay varios aspectos que es muy conveniente tener en cuenta.

Debes evitar alimentarlos justo antes de la mudanza, especialmente a los felinos. Si por casualidad tienes un reptil y le toca comida, darle de comer podría evitar un mal mayor, pero intenta planificar este detalle.

Lo más conveniente es mantener a las mascotas fuera del jaleo. Si es posible, déjalos en casa de un amigo o familiar durante la mudanza, ya tendrás tiempo de recuperarlos. El estrés de pasar un rato en una casa desconocida, aunque tranquila, es menor que el de una mudanza.

En cuanto a peces y pájaros, existen muy pocos riesgos, pero sí es conveniente cambiarlos a una jaula o una pecera más pequeña, para facilitar su traslado.

Cuidado con mezclar animales que pudieran comerse los unos a los otros. Puede que con el estrés de la mudanza no caigas en la pirámide alimenticia. Juntar a un arácnido o a un reptil con insectos, roedores o pájaros puede traerte algún disgusto. Incluso la ley contempla este aspecto.

El capítulo de las plantas es el último de este bloque de seres vivos. No por que tengan menos importancia, sino porque también será lo último que debes cargar en una mudanza, con el fin de evitar cambios bruscos de temperatura y luz.

En cualquier caso, si le pones Cariño a tu mudanza, seguro que todo sale bien. Evitarás olvidos, despistes y posibles malos ratos a la hora de transportar a tus mascotas o plantas.

Abrir chat