Las mudanzas y el humor
Compartir en
28/01/20

Las mudanzas y el humor: chistes de mudanzas

Las mudanzas y el humor. Dos palabras que, aunque parezca mentira, pueden ir en la misma frase. A pesar de que una mudanza es muy estresante, siempre suelen surgir anécdotas graciosas, para recordar. ¿Qué mejor que hacer chiste de mudanzas?

Los muebles, las mascotas, lo niños, los vehículos de transporte, los transportistas, los paquetes, las cajas, los envoltorios… mil cosas que hay que controlar y que te ponen los nervios a mil. ¿Te apetece reírte?

Pues, aunque no te apetezca, lo mejor es hacerlo. Nada como las mudanzas y el humor. En momentos de nerviosismo, mejor que saltar y maldecir, tomárselo todo con humor. ¡Hay que cuidar la salud y que no salga úlcera!

Además, en mitad de una situación de estrés, ¿quién no ha pensado en bromear? ¿A quién no se le ocurre un chiste? Si estás haciendo la mudanza con tu pareja y la ves de mal humor, ¿por qué no cambiarlo con una chanza?

Aparte de los mil chascarrillos que se pueden ocurrir a lo largo de una mudanza, siempre es bueno tener un fondo de armario recurrente para estos casos: las mudanzas y el humor. Los chistes de mudanzas siempre pueden venir bien cuando estés bajando algún trasto por las escaleras y ya no puedas más.

¿Qué no se te ocurre ninguno? Bueno, es algo normal. En esa situación cualquier se acuerda de una broma, pero aquí te dejamos unos cuantos ejemplos por si los necesitas. Chistes de mudanzas.

LAS MUDANZAS Y EL HUMOR

Lógica aplastante

– ¿Qué hace un mudo bailando?

– Una mudanza

El chiste oportuno

Dos amigos que estaban haciendo una mudanza y tenían que subir un piano hasta el décimo piso y sin ascensor. Uno le dice al otro:

–¿José, José!, quiero decirte algo súper importante…

– Ahora no, Marcos, vamos a terminar, me lo dices luego, después de este calvario…

Cuando acabaron, pararon un momento en el décimo piso para tomar un respiro:

– José, ¿qué querías decirme antes?

– ¡Marcos, pretendía decirte que nos hemos equivocado de portal!

La respuesta de un «profesional»

A un empresario de mudanzas le preguntan:

– ¿Qué es más pesado: diez toneladas de algodón o diez toneladas de hierro?

– Diez toneladas de algodón.

– ¡Jajajaja! ¿En serio? ¡Pero si pesan lo mismo! ¡Vaya profesional de la mudanza!

– Torpes vosotros. Diez toneladas de hierro se llevan en un camión, pero 10 toneladas de algodón de tienen que llevar en 5 camiones para transportarlos…

Una ayuda de risa

En Lepe sólo hay dos personas que se dedican a la mudanza y son hermanos. Un día iba uno de ellos con un armario muy grande a hombros y uno del pueblo le dice:

– Pero, ¿no te ayuda tu hermano?

– Sí, mi hermano está dentro sujetando las perchas.

Pon un poco de humor en tu vida. No te estreses y dale duro a tu mudanza, te lo decimos con Cariño.

 

Abrir chat