Coche de juguete en la nieve
Compartir en
13/11/17

Frío y humedad pueden ser dos enemigos para carrocería

Coche de juguete en la nieve

Ahora que ha llegado el frío a nuestros hogares y al día a día, nos preguntamos cómo afecta este frío y la humedad a la carrocería de nuestro coche, porque no es posible darle un cuidado adecuado si no sabemos qué agentes les afectan más. La chapa y la pintura de nuestro automóvil pueden sufrir mucho con las bajas temperaturas, pero ¿por qué?

Hay quienes dicen que el calor afecta en gran medida a nuestro coche, y está en lo cierto, sin embargo, el frío también puede hacer estragos en la carrocería de nuestro vehículo. Las propiedades mecánicas de todo la parte exterior de nuestro coche se pueden ver afectadas por las bajas temperaturas, puesto que cambian sus características e influye en sus propiedades.

La corrosión de la chapa y la pintura es uno de los problemas más comunes, por lo que los conductores se deben preocupar de este problema cuando llega el frío. Si la carrocería de tu coche no está en buenas condiciones no dudes de que el frío y la humedad podrán afectar a tu coche más que si estuviese en perfectas condiciones. En este sentido debemos entender que la corrosión es un proceso químico a través del cual se genera una capa de óxido en determinadas zonas.

Asimismo, no solo la chapa y pintura de tu coche pueden verse afectadas, sino que también todas las juntas pueden también sufrir con el frío. Debido a las bajas temperaturas, todos los elementos de plástico o goma de nuestro coche se pueden cristalizar porque estas hacen que se endurezcan con el frío.

De esta manera, vemos que el frío y la humedad del invierno pueden afectar en gran medida al aspecto exterior de tu coche. Prepararte para que esto no suceda, resulta muy oportuno, si quieres conseguir que tu coche se mantenga como si los años no pasasen por él. En Grupo Cariño, podemos orientarte sobre cómo conseguir que los enemigos del invierno no sean un problema.

Abrir chat