Compartir en
17/04/19

¿Te has mudado? Guía del anfitrión: 7 consejos para presumir de hogar

Al fin has finalizado esa mudanza que pensabas que nunca acabaría. Te ha llevado tiempo y esfuerzo colocar todas tus pertenencias en tu nuevo hogar, pero ya luce como siempre has querido. Ahora solo te queda pasar otra línea de fuego: enseñar tu nueva casa a familiares y amigos. Ser un gran anfitrión y presumir de hogar no es complicado, pero siempre viene bien seguir unas pautas.

Quien se considere un buen anfitrión sabe que el éxito de cualquier evento radica en los pequeños detalles, pero, sobre todo, en hacer sentir cómodos a tus invitados.

En este nuevo artículo de Grupo Cariño vamos a darte 7 consejos para dejar con la boca abierta a tus invitados. (Aunque si organizas eventos por mera cortesía y compromiso, mejor que no sigas nuestras recomendaciones si quieres evitar que acudan a tu casa cada dos por tres ?)

1.Limita el número de asistentes. Antes de liarte la manta a la cabeza e invitar a todo el mundo, párate a pensar sobre qué capacidad tiene tu nueva vivienda. La regla número uno de cualquier anfitrión es hacer sentir cómodos a sus invitados, así que intenta pensar el plan perfecto para que ellos estén cómodos y tú puedas disfrutar de su compañía sin agobios. Que haya sitio para todos, sin agobios, es fundamental.

Por lo general, cuando uno ‘estrena’ casa, todo el mundo querrá ir a verla. Plantéate hacer pequeños grupos. Por ejemplo, reúne a tus mejores amigos un día; otro día dedícalo a tu familia más cercana, y reserva otro para los compañeros del trabajo con los que tengas más afinidad.

2.Elige el plan perfecto. Según la disponibilidad de tus invitados (y la tuya, por supuesto) quizá te puedas plantear no hacer obligatoriamente la cena de siempre, la que acaba a altas horas de la madrugada y la cocina de tu nuevo hogar amanece como una leonera. Quizá puedas aportar por una merienda. Té e infusiones de varios tipos, un buen café y un surtido de pastas y dulces. Con eso no fallas y no te complicarás la vida.

3.Invita con anticipación. Todos tenemos ese amigo que siempre está ocupado trabajando o ese familiar que siempre pone excusas para todo. Aunque siempre hay alguien que estará dispuesto a dejar todo por ti. Por eso, por educación y respeto al tiempo de los demás, infórmales de que les quieres enseñar tu nueva casa para ver qué disponibilidad tienen.

Nuestro consejo es que propongas tú el día, la hora y el plan que te viene mejor. Si la mayoría de tus invitados no pueden, plantéate cambiar de fecha. Procura dar el aviso unos 10 días antes de la cita, así les darás tiempo para que se organicen, marquen en sus calendarios la cita y habrá menos probabilidad de que cancelen su asistencia.

4.Diseña un menú sin complicaciones. Elijas la opción que elijas, ya sea un picoteo a mediodía, una merienda o una cena, elige la comida correcta. Ten en cuenta los gustos y posibles alergias de tus invitados. No intentes innovar con recetas que nunca has cocinado o sorprender con ese bizcocho que nunca te queda esponjoso. Procura escoger y elaborar platos sin dificultad y que entren por la vista. Recuerda que lo simple nunca falla. Si te animas a hacer una cena, y sois muchos, te aconsejamos que huyas del clásico menú de entrante, primer y segundo plato y postre, y apuestes por un gran picoteo. No olvides poner una tabla de queso, jamón y una ensalada fresca.

5.Tour por la nueva casa. Cuando vayan llegando tus invitados, invítales a que dejen en una habitación sus abrigos y complementos, y ofréceles algo de beber. Muéstrales tu nuevo hogar habitación por habitación, pero sin caer en la pesadez de explicar absolutamente todo lo que tiene, lo que has comprado y los apaños que has hecho.

6.Genera un ambiente agradable. Si alguno de tus invitados se queda excluido de la conversación inclúyelo. Pon música de fondo, una playlist con canciones acorde al tipo de evento que organizaste. También puedes decorar la zona con unas velas aromáticas para crear un ambiente más acogedor.

7.Evita conversaciones incómodas. Todos tenemos una manera de ver la vida y no siempre compartimos la misma opinión sobre temas en concreto. Evita ciertas conversaciones (como las clásicas de política y economía) e interésate por el día a día de tus invitados. Tú y tu nueva casa serán dos de los temas principales, pero tampoco hay que convertirlo en monotema.

Aunque está bien seguir esta guía para ser un buen anfitrión y mostrar los encantos de tu nueva casa, lo más importante es ser uno mismo y vivir el momento. Tras una mudanza, toca relajarse y disfrutar de tu nuevo hogar.

Si aún no has llegado a la fase de mostrar a tus amigos y familiares tu nueva vivienda, pero sí estás pensando en cambiar de casa, recuerda que puedes contar  con Grupo Cariño y su servicio de mudanzas para ayudarte.

Abrir chat