Compartir en
05/05/17

Cómo una mudanza con mascotas puede ser sencilla

Cuando se trata de pensar en realizar el traslado de toda nuestra casa a otro hogar, es decir, realizar una mudanza, todo se comienza a ver como un problema, incluso el propio hecho de cambiar a nuestra mascota de hogar. En las mudanzas nuestras mascotas se mueven con nosotros por lo que es lógico que nos preocupemos de ellas, pero no debemos preocuparnos en exceso, porque puede ser cosa de coser y cantar hacer nuestra mudanza con mascotas.

En las mudanzas con mascotas, como en cualquier otro tipo de mudanza, lo importante es la organización. Si sabemos de antemano que realizaremos nuestra mudanza con nuestra mascota, podemos pedir por ejemplo ayuda a un amigo y que ese día nuestra mascota se quede en buenas manos y no ocurra ningún percance con ella de por medio. El día de la mudanza es un día de mucho ajetreo, por lo que es lógico que queramos contar con la máxima libertad posible y poder prestar atención al traslado de nuestros enseres, por lo que considerando la posibilidad de que nuestra mascota se quede con alguien de confianza estaríamos ahorrándonos algún disgusto.

Ahora bien, cuando una persona piensa en mudanzas con mascotas, se le viene a la cabeza de primeras un perro o un gato, pero lo cierto es que las mascotas como animales de compañía pueden ser de cualquier tipo, sean peces, reptiles, hurones, ratones, o incluso conejos. Lo importante es que en el caso de los peces o los reptiles, el lugar donde nuestras mascotas van a volver a ser instalados, estén en perfectas condiciones. Al igual que si se trata de una jaula o un rincón de descanso para cualquier otro tipo de mascotas, deberemos asegurarnos que durante el traslado no sufre desperfectos y en cuanto lleguemos al nuevo hogar, podamos descargarlo y acomodar a nuestras mascotas, para que se sientan como en casa desde el primer momento.

¿Y tú? ¿Estás pensando en hacer una mudanza con mascotas? Con Grupo Cariño puede ser todo mucho más sencillo.

Abrir chat