Actualidad

Actualidad

como adaptar una vivienda para personas con discapacidad
Compartir en
02/12/19

Cómo adaptar una casa para personas con discapacidad

Aún son cifras de 2007, pero en España, en 3,3 millones de hogares españoles residen al menos una persona con discapacidad. En 608.000 hogares, la persona vive sola. No son pocas las barreras físicas que las personas con discapacidad en nuestro país tienen que superar día a día. También, a veces, en sus propias casas se topan con obstáculos. Pocas viviendas se construyen pensando en la accesibilidad de las personas y muchas familias se ven obligadas a hacer reformas. Hoy, Grupo Cariño, en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, nos aceramos a este colectivo dándote consejos sobre cómo adaptar una casa para personas con discapacidad.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene previsto publicar en 2021 una nueva encuesta ‘Discapacidad, Autonomía Personas y situaciones de Dependencia’, para actualizar los datos sobre personas con discapacidad en España, ya que, como hemos citado líneas arriba, el último estudio se publicó en 2008 con cifras de 2007.

Pero hayan cambiado mucho o no estos datos, vivir en una casa no esté adaptada para las necesidades de este colectivo, en cada caso, dificulta, más si cabe, la rutina diaria de estas personas. Por eso, en este nuevo artículo de Grupo Cariño, empresa de mudanzas en Granada, vamos a dar algunos consejos sobre cómo adaptar una vivienda en la que viva una persona con discapacidad. Entendemos que cada caso requiere un abordaje concreto, pero esperamos que estas recomendaciones generales te orienten si estás buscando soluciones de accesibilidad en tu casa. Lo que precisa una persona con movilidad limitada, no será lo mismo para otra con discapacidad visual.

como adaptar una vivienda para personas con discapacidad

como adaptar una vivienda para personas con discapacidad

CÓMO ADAPTAR UNA CASA PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Cuando se requiere hacer este tipo de modificaciones, la primera de las fases para adaptar una vivienda para discapacitados es analizar las necesidades de la persona en cuestión.

En general, los principales problemas que presentan las edificaciones son los desniveles como las aceras y escalones. Los pasillos, puertas estrechas y ascensores pequeños son otros de los inconvenientes que deben enfrentar.

¿Qué debemos tener en cuenta para adaptar una vivienda con personas con discapacidad? Pues, en realidad, muchos factores: desde la altura de los muebles, ancho de las puertas, desniveles… Cada estancia de la vivienda debe estar preparada. Vamos a verlas una a una en el caso de una persona en silla de ruedas.

Puertas y ventanas. Para mejorar la comodidad y accesibilidad en una vivienda dos elementos muy importantes son las puertas. Lo ideal es instalar manuales o utilizar algún dispositivo, a través del cual, la persona discapacitada pueda abrir y cerrar la puerta en el momento que lo necesite.

La altura de las ventanas también es importante. Lo ideal es que se coloquen a 140 centímetros como máximo.

Cama. La cama debe situarse a unos 45 cm. Lo ideal es que no exista una diferencia muy grande entre la altura de la cama y de la silla de ruedas para facilitar a la persona discapacitada su paso de un sitio al otro.

Pasillos y zonas comunes. Para facilitar la accesibilidad, debemos tener muy en cuenta la amplitud de los espacios. Zonas como el pasillo deben tener una anchura superior a un metro. Además, hay que mantenerlas siempre libre de obstáculos. En los puntos de giro, el espacio debe ser superior a los 120 metros.

Desniveles. Aunque en una vivienda de una sola planta este problema no debería existir, los desniveles si suelen estar presente en edificios que no son de construcción reciente. En el caso de los desniveles se puede solucionar instalando rampas, siempre y cuando haya espacio suficiente.

Cuarto del baño. Para adaptar un cuarto de baño para personas con discapacidad lo primero que hay que hacer es cambiar la bañera, si existiese, por un plato de ducha. Además, la instalación de agarraderas y de puntos de apoyo es esencial, sobre todo al lado del inodoro y de la ducha. Por otro lado, el lavabo tienen que estar a la altura correcta y sin elemento que impida la colocación cómoda de la silla de ruedas.No podemos olvidar el suelo. Para evitar accidentes, las superficies antideslizantes son más que recomendables.

Ascensor.  Si la vivienda tiene una o más plantas, quizá puedas requerir de un ascensor o elevador de escaleras. En este sentido, es necesario tener en cuenta en qué planta se encuentra la mayor parte del tiempo la persona que padece la discapacidad.

Cocina. La cocina es otro de esos espacios a los que hay que prestar mucha atención. Además de los consejos generales que te hemos contado líneas arriba para adaptar una casa para personas con discapacidad, tanto la encimera como los electrodomésticos deben tener una altura apropiada. Además, para aumentar las medidas de seguridad, colocar extintores, detectores de humo y llave de paso al alcance de la personas con discapacidad.

CÓMO ADAPTAR UNA CASA PARA UNA PERSONA CON PROBLEMAS DE VISIÓN

Ya sea de forma adquirida, debido a accidentes o desde el nacimiento, cada vez es más frecuente padecer problemas de visión en nuestra sociedad. En algunos casos, estos problemas se agravan hasta dificultar de forma importante el reconocimiento del entorno que nos rodea o, incluso, llegar a la ceguera total o parcial. Aquí te dejamos unas recomendaciones básicas para adaptar una vivienda a personas con discapacidad visual.

Entrada y potencia de la luz. Una iluminación demasiado potente puede afectar negativamente a personas con discapacidad visual. Así, es recomendable adaptar las ventajas con cortinas semitraslúcidas.

Suelos. Necesitamos colocar un suelo que no resbale o tenga cambios en el relieve. El mármol o las baldosas tienen irregularidades. Los suelos vinílicos, por su lado, tienden a ser más deslizantes. El parqué puede ser una buena solución.

Contraste de colores. Tener decorada la casa con colores de una misma escala cromática puede entorpecer la distinción delos objetos. Lo ideal es que incorporemos colores vivos en el mobiliario.

Pocos objetos y ordenados. Cuando una estantería está llena y tiene numerosos elementos, una persona con discapacidad visual no es capaz de distinguirlos con facilidad. No acumular objetos en exceso ayudará a estas personas a hacerse con ellos. Usar etiquetas con código braille también puede ser un buen mecanismo para identificar objetos.

Esperamos que estas indicaciones sobre cómo adaptar una vivienda para personas con discapacidad te hayan resultado útiles. En estos casos, lo ideal siempre será contar con la opinión de arquitectos o reformadores para cualquier cambio estructural en la vivienda. Y, por lo que respecta a nosotros, puedes contar, cuando lo necesites, con el servicio de mudanza o guardamuebles durante la reforma si lo necesitas.