tips para proteger tu coche del frío
Compartir en
06/02/20

10 Tips para proteger tu coche del frío

Aunque parezca que el frío ya se ha ido al llegar febrero, nada más lejos de la realidad. Estamos en el mes central del invierno, por lo que aún nos queda alguna helada por pasar. Si tu vehículo duerme en la calle, te interesarán estos 10 tips para proteger tu coche del frío.

 ¿Quién no ha ido a arrancar su coche por la mañana para ir al trabajo y se ha encontrado que no tira? ¿Cristales congelados? ¿Limpiaparabrisas pegados? ¿Batería descargada? Todo son problemas acusados por el frío.

Si te ha pasado algo de esto, necesitas 10 tips para proteger tu coche del frío. Porque más vale prevenir que curar, protege tu vehículo de las inclemencias meteorológicas y no tendrás el problema de que te deje tirado.

10 Consejos para proteger tu coche del frío

  1. La batería: este elemento es uno de los de mayor desgaste de nuestro vehículo y fundamental para su funcionamiento. Por ello, ante una ola de frío conviene estar seguros de que la batería está en buen estado. Una batería vieja o defectuosa puede descargarse completamente con el frío. Si vives en una zona con fría, lo recomendable es cambiarla cada cuatro años o cinco años, aunque parezca operativa al 100%. Si vives en una zona de frío intenso, puedes abrigarla con algún aislante debajo del capó.
  2. Un fuerces el arranque. Si mueves el contacto y el motor de arranque quiere y no puede, no insistas más de diez segundos. Para y espera luego unos minutos antes de volver a arrancar.
  3. Despacito y buena letra. Después de arrancar, deja tiempo al motor para que se caliente. No des acelerones en vacío y permite que la temperatura vaya subiendo poco a poco. Conviene estar un par de minutos con el motor al ralentí antes de iniciar la marcha. Una vez que estés en marcha, no pongas la calefacción hasta que el motor haya cogido temperatura.
  4. No dejes solo agua en el circuito de los ‘limpia’, asa líquido limpiaparabrisas con anticongelante: es muy fácil que se congelen y obturen los conductos de plásticos y de goma. Si no tienes a mano, un buen recurso es añadir alcohol al líquido que ya tienes puesto.
  5. Fíjate en el líquido refrigerante: si el vaso de expansión está turbio o de color oscuro, puede necesitar un cambio. En estas condiciones, podría congelarse. Igual que con el limpiaparabrisas, no pongas solo agua. Utiliza un anticongelante nuevo.
  6. Deja levantados los limpiaparabrisas, es la mejor forma de que las gomas no se congelen y se queden pegadas a la luna. Podrían romperse al intentar despegarlas. Si te ocurre esto, utiliza alcohol para fundir el hielo.
  7. Evita el hielo en los cristales, puedes hacerlo con anticongelante para cristales, con un cartón e incluso con papel de periódico. En cualquier caso, ten a mano una rasqueta por si te encuentras el cristal helado. Pero antes de empezar a rascar arranca el coche y tira aire sobre el interior de la luna para que vaya descongelando.
  8. Mantén bien limpios los cristales, especialmente por dentro. En estas condiciones casi seguro que se empeñan. En tal caso, agradecerás que estén limpios.
  9. Aunque tengas mando de apertura, evita que se congele la cerradura. No dejes que entre agua o humedad. Para ello puedes taponar con algo de cinta aislante o precinto. Si puedes meter la llave, pero no girar, lo mejor es calentar la cerradura. No hagas el cafre.
  10. Si el coche es diésel y el frío es intenso es una buena idea no tirar el arranque de primeras, sino accionar un par de veces o tres los calentadores, es decir, poner y quitar el contacto varias veces seguidas. será bueno para el arranque en frío del motor.

Intenta siempre consultar el tiempo que va a hacer en tu ciudad. Si después de todo esto, tu coche te ha dejado en la estacada, podemos ayudarte. Pueden pasar cosas peores, así que, tu solución está en el servicio de asistencia en carreteras de Cariño.

Abrir chat
Powered by