Compartir en
24/06/16

Mudanzas en verano, pros y contras

En el momento en el que nos disponemos a realizar una mudanza siempre valoramos si es el momento adecuado, en muchas ocasiones intentamos que sea el momento más conveniente tanto para nosotros como para aquellos que nos van a ayudar con nuestro traslado. El verano suele parecer un buen momento, pero desde Grupo Cariño siempre os recomendamos valorar todos los pros y contras.

A primera vista, el verano puede ser un buen momento para hacer nuestras mudanzas, pero tenemos que tener muy en cuenta el tipo de día en el que nos dispondremos a realizar nuestra mudanza. Por ejemplo, si se trata de un día extremadamente caluroso, no podemos considerar que se trata de un buen día para hacer una mudanza puesto que estaremos desde el primer momento agotados por el calor y el ambiente.

Post mudanza

Por otro lado hemos de tener en cuenta que durante las vacaciones de verano quizás la gente que consideramos que nos puede echar una mano durante nuestra mudanza, en realidad se encuentra fuera de la ciudad porque están disfrutando de sus vacaciones en la playa o en la montaña. Es por esto por lo que te recomendamos concretes una fecha concreta con tus familiares y amigos para tenerlo todo preparado y el mayor número de personas para ayudarte.

Una de las principales ventajas a la hora de hacer una mudanza en verano es que tus muebles no se dañaran con la lluvia puesto que hará buen tiempo y todo estará despejado. Sin embargo has de pensar también que de alguna manera el exceso de sol podría dañar ciertos muebles o cuadros que quieras trasladar, por lo que a la hora de realizar tu mudanza quizás sea conveniente que no pierdas de vista aquellos muebles que pueden dañarse fácilmente por las altas temperaturas.

Cuando te dispongas a hacer una mudanza en verano considera cualquiera de los extremos a la hora de realizarla para conseguir una mudanza perfecta de manera sencilla y compatible con el buen tiempo y la disponibilidad de tus conocidos.

mudanza en verano

Abrir chat