Compartir en
23/10/15

Las mudanzas y los pequeños de la familia

Como sabemos, las mudanzas pueden ser complicadas para los adultos, por esto hay que prestar especial atención a los más pequeños de la casa, puesto que se pueden sentir desorientados por el cambio.

Aunque creamos que los niños no son conscientes de este tipo de cambios, sí que les afecta aunque de manera inconsciente el hecho de cambiar tanto su entorno cotidiano. Para ello, es necesario, que nosotros como padres les prestemos atención y hagamos que con pequeños detalles se sientan de nuevo protegidos.

El lazo que los niños puede hacen con las cosas materiales es muy fuerte, por eso es importante que preparemos a nuestros hijos para el cambio de hogar. Su rutina va a verse alterada durante un tiempo, así que es necesario que al entrar por primera vez en la nueva casa entiendan dónde se encuentran y puedan descubrir contigo todos los rincones de la casa.

Un método preparatorio que podrías utilizar, es ensayar con ellos es como cargarán y descargarán los camiones sus pequeños tesoros, los juguetes, o los muebles de la casa. Así los más pequeños sabrán que lo que está pasando es normal y que nadie les está quitando sus juguetes o simplemente los va a perder.

Hazlos partícipes de la mudanza

Además si quieres hacerles partícipes en la organización de la mudanza, les puedes dar pequeñas tareas, tales como guardar sus propias cosas, como juguetes, algo de ropa, asegurarse de que cierto objeto está en una caja, etc.

Otra manera de hacerles partícipes es elegir con ellos detalles de la nueva casa, como el color de su cuarto, dónde va a guardar sus juguetes o dónde pondrá su ropa. Es importante que creen un vínculo de nuevo con el espacio que habitarán por tanto tiempo, para que la transición sea más sencilla tanto para padres como para hijos.

Abrir chat