Compartir en
26/08/15

El arte de volver a desembalar

desembalar mudanza

Cuando se lleva a cabo una mudanza, sabes que, todo lo que metes en cajas para llevarlo a un nuevo hogar, tendrá que ser sacado de nuevo y colocado en esa nueva casa. Es un trabajo que implica el doble de esfuerzo, por un lado embalar las cosas y por el otro desembalar. Pero tranquilo, mantén la calma.

Muchas veces, el hecho de saber que hay tantas cajas y tantas cosas que hacer para colocar y dejar en orden todo puede hacer que te sientas agobiado pero hay consejos que pueden ayudarte para que no acumules tensión ni sientas que no vas a acabar nunca.

Ordenar la casa tras la mudanza

Tras la mudanza y una vez te instalas en tu nuevo hogar, es importante que hayas distribuido las cajas en su espacio, es decir, que se lleven cada una de ellas a las habitaciones que corresponden. Esto no tienes que hacerlo tú, las empresas de mudanza, cuando llegan al nuevo hogar, puedes ir llevándolas donde tú les digas, de esa forma no tendrás que cargar con cajas arriba y abajo sino sólo colocarlas en una parte de la habitación para ir ocupándote.

Debes abrir caja por caja con cuidado porque es habitual que, por el transporte, por el viaje que se le ha dado, o por el movimiento, los objetos se hayan movido y, para evitar que se rompan, debes hacerlo con especial cuidado. Eso sí, si has contratado una empresa de mudanzas, si algo se ha roto y tienes el seguro de la mudanza, te pueden compensar por ello.

Un consejo es que no abras demasiadas cajas a la vez hasta que no termines de ordenar una. Así es mucho más sencillo y puedes ir dedicándote poco a poco a hacerlo mientras tienes otras tareas. Con paciencia y organización seguro que consigues ordenar y disfrutar de tu nuevo hogar.

Abrir chat