Compartir en
19/06/14

Cúando recurrir al servicio de asistencia en carretera

asistencia Existen algunas situaciones en las que tu vehículo, por un motivo u otro, no se encuentra en condiciones para circular. Por un lado existen situaciones que pueden ser solventadas por el propio conductor y, por otro lado, existen otras que requieren necesariamente acudir al servicio de asistencia en carretera. Veamos algunos ejemplos:

  • Fallo en la batería: las baterías suelen avisar en sus últimos días de vida. Si el conductor ha hecho caso omiso a estas señales y ha apurado hasta el final de la misma, lo más probable es que se encuentre con una batería muerta entre las manos. En estos casos la solución pasa por llamar al servicio de asistencia en carretera, que sustituirá rápidamente la batería por una nueva.
  • Pinchazo: en caso de pinchazo el conductor debe recurrir a la rueda de repuesto. Pero existen situaciones más complejas, como por ejemplo un pinchazo múltiple, en las que es necesario recurrir a un servicio de grúas a fin de trasladar el vehículo hasta el taller más cercano.
  • Sin combustible: quedarse sin gasolina es otro de los motivos por los que un conductor podría recurrir al servicio de asistencia el carretera, el cual puede proveer al vehículo de gasolina o puede remolcarlo hasta la gasolinera más cercana.
  • Avería en el vehículo: en estos casos poco puede hacer el conductor. Lo más recomendable ante cualquier fallo del vehículo es tomar precauciones y llamar al servicio de asistencia en carretera, el cual dispone de grúas para trasladar al vehículo hasta un taller. Es importante, ante cualquier indicio de avería, detener el vehículo tan pronto como sea posible.
Aunque hay muchas más, estas son algunas de las situaciones más habituales en las que puede ser necesario acudir a un servicio de grúas o de asistencia en carretera.]]>

Abrir chat