errores mudanza
Compartir en
06/11/18

9 errores que no debes cometer en tu mudanza

Pensabas que nunca te iba a tocar, pero ha llegado un momento en tu vida en el que te ves obligado a mudarte. Un cambio de trabajo, la llegada de un bebé o la necesidad de más espacio en tu vivienda  pueden ser los motivos que te hagan salir de la comodidad de tu hogar para emprender un viaje que, para muchos, puede ser traumático.  Estos son los 9 errores que no debes cometer en tu mudanza.

No obstante, aunque en ocasiones un traslado de este calado pueda parecer una empresa faraónica, con la organización suficiente y con un poco de cabeza, el asunto puede hacerse más llevadero y menos agobiante.

Al pensar en meter en localizar, clasificar, empaquetar y mover todo lo que necesitamos, todos los artículos de una vida, se te pueden poner los pelos como escarpias, pero vamos a ofrecerte una serie de consejos que harán más llevadera tu mudanza.

Desde Grupo Cariño, haciendo acopio de nuestra experiencia y las mil anécdotas vividas, te contamos los que no debes hacer en una mudanza. Si bien es la primera vez que te cambias de casa y no sabes lo que tienes que hacer, gracias a este decálogo, al menos tendrás unas nociones sobre los errores que se pueden cometer y podrás evitarlos.

mudanza

ERRORES QUE DEBES EVITAR EN LA MUDANZA

  1. No disponer del tiempo necesario: uno de los errores más comunes. En una mudanza pueden ocurrir mil imprevistos, especialmente si la vas a realizar en una ciudad lejana a la actual. El día que la ejecutes, no te marques horarios. No está mal hacer cálculos estimados de viaje, pero siempre deja mucho margen, puesto que el tráfico, la situación meteorológica, el estrés… pueden hacer que haya retrasos. No te agobies por ello.
  2. No contar con ayuda: ni Messi llegó a ser el mejor futbolista del mundo sin la ayuda de Xavi e Iniesta. Aunque creas que estás más que capacitado/a para hacer la mudanza tú sólo, ni se te ocurra. Lo más recomendable es contar con la ayuda de profesionales y contar con una agencia como Grupo Cariño, pero, además, es inestimable el apoyo de familiares y amigos. Risas, refrescos, cerveza, pizza, comida a domicilio… harán que rompas la tensión en momentos en los que puedas verte bajó de energía.
  3. No empaquetar con suficiente antelación: en definitiva, aplicamos el famoso “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. No dejes que te pille el toro y que aún tengas cosas sin embalar cuando llegue la empresa de mudanzas.
  4. Olvidar hacer cálculos del coste de la mudanza: una mudanza, desafortunadamente, no sale gratis. Ten muy en cuenta todos los gastos que va a conllevar, como los embalajes, transporte, gasolina, hospedaje (si fuera necesario). Haz una estimación antes de comenzar con todo el proceso.
  5. Olvidarse de los suministros: parece una obviedad, pero hay una serie de servicios como la luz, el agua o el gas, sobre los que no siempre se repara. Dejamos una vivienda que contaba con ellos y donde deberás cancelarlos, para irte a otra casa donde, posiblemente, no estén dados de alta. No olvides ni dar la baja en el inmueble que dejas, ni mudarte sin haber habilitado el que será tu nuevo hogar.
  6. No tomar medidas: ¿Cuántos muebles tienes? ¿Qué dimensiones tienen? ¿Sabes si caben todos en tu nueva casa? Una mudanza puede convertirse en un puzzle, así que intenta tomar medidas antes de adquirir tu nueva casa y asegúrate de que tus pertenencias entran bien en tu nuevo inmueble. No está demás llevar una cinta métrica encima el día de la mudanza.
  7. Olvidarse de las mascotas: uno de los errores que pueden resultar fatídico. Hay animalitos que son más difíciles de olvidar, como un perro o un gato, aunque no sería la primera vez que se quedan en tierra. Luego hay otra serie de mascotas, como pájaros, peces y otro tipo de animales enjaulados, que pueden quedarse en el camino. Parece una tontería, pero el hecho de no querer dejarlos enterrados bajo los muebles o las cajas, puede provocar que se queden para lo último y que, con el ajetreo, no se repare en ellos. Si tienes una pecera, vacía el agua en un bidón o cubo con tapa y mete a los peces en él, no se te ocurra empaquetarla tal cual y… ¡tampoco te olvides de los niños!
  8. Olvidarse de uno mismo: en la vorágine y el estrés de la mudanza, es muy posible que quieras acabar lo antes posible y se te olvide hasta beber agua. No caigas en este error, que puede ser uno de los peores. Sí tú no estás fresco, tú mudanza tampoco lo estará, así que bebe agua, mantente hidratado y también come lo que necesites. No dejes de recuperar una energía que vas a necesitar más que de sobra.

Si después de repasar estos errores aún tienes dudas, tenemos muchas más formas de ayudarte. Hacemos tu mudanza por ti y, además, disponemos de un servicio de guardamuebles para que te sirva de apoyo, en caso de que lo necesites. Sólo tienes que ponerte en contacto con Mudanzas Cariño para obtener justo lo que necesitas.

Abrir chat