Actualidad

Actualidad

Compartir en
16/01/19

5 Claves para hacer tu mudanza en invierno

Siempre que hay una mudanza de por medio estás ante un cambio. Cambiar tu domicilio habitual no es fácil y la mayoría de las veces no es por motivos voluntarios. Un cambio de empleo, un ascenso, o la finalización de un contrato de alquiler pueden significar el cambio inmediato de la vivienda. Si te toca en estas fechas, te ves obligado a hacer tu mudanza en invierno.

Puede que también tengas que desplazarte a alguna zona fría. En cualquier caso, las temperaturas con bajas, heladas, lo que podría complicarte más la vida en una mudanza.

Te ves con tus pertenencias, los niños, la mascota y, además, el mal tiempo. Temes que algo pueda salir mal por culpa de la nieve, las heladas o el mal tiempo en general. Incluso tienes alguna caja con cosas que no deben estar expuestas a bajas temperaturas.

Aunque el estrés te esté comiendo ahora mismo, lo primero que debes hacer es guardar la calma. Siempre hay muchos factores a tener en cuenta en una mudanza, pero para una mudanza en invierno hay algunos añadidos que te ayudamos a solventar.

-Consultar la climatología: si para una mudanza en cualquier otra estación es recomendable mirar el tiempo que va a hacer, en una que se haga en invierno no puedes olvidarte de consultarlo. Evita que te sorprenda una nevada.

-Revistar el trayecto helado de la ruta planificada: no puedes olvidarte de planificar una ruta a seguir y, mucho menos, de conocer la carretera y sus puntos negros. En este caso, aunque no haya precipitaciones, puede que te encuentres algún tramo donde las heladas sean frecuentes. Evita accidentes y revisa frecuentemente la información del tráfico y las carreteras.

-Mantén caliente la casa hasta el último momento: no quites la calefacción hasta que vayas a salir. Alarga al máximo este momento para mantener a la familia, las mascotas y tus pertenencias a una temperatura confortable. Así sufriréis menos.

-Mantén a mano la ropa de abrigo: si vienes de una zona más cálida, no puedes embalar la ropa de invierno al fondo, ni debes transportarla en algún lugar de difícil acceso. Aunque no haga frío en tu lugar de partida, puede que necesites abrigo en el destino. Tienes que ir preparado.

-No te compliques la vida y contrata una empresa de mudanzas: si crees que es mucho lío y no conoces apenas el lugar de destino, lo mejor es ayuda profesional. La ayuda que necesitas está en Grupo Cariño.